domingo, 30 de enero de 2011

las palabras y los textos

Luis Jaime: Las palabras y los textos

Lectura y libertad. El respeto por el lenguaje y la obra literaria hicieron de Luis Jaime Cisneros un amante de la palabra.

Por: Carlos Garatea G*
Domingo 30 de Enero del 2011

Muchas veces oí identificarse a Luis Jaime con la filología. "Soy filólogo y profesor", afirmaba sereno y feliz. Otras tantas fui testigo de cómo algún desorientado convertía al filólogo Cisneros en el filósofo Cisneros. No era solo asunto de consonantes, por cierto. Y no me faltan los recuerdos en los que asoman las rápidas y pícaras respuestas de Luis Jaime cuando advertía la sorpresa que la palabra filología producía en su oyente y que le entregaba en esa voz ronca, áspera pero acompasada que grabamos en el corazón quienes conocimos y quisimos a ese gran maestro o quienes asistimos a sus cursos, a sus charlas, seminarios o tan solo quienes conversamos con él en su casa o en esa otra casa suya que fue la Universidad Católica. Luis Jaime filólogo. Luis Jaime maestro.

Entender y explicar
Dos vocaciones que supo integrar y practicar en el aula y fuera de ella, lugares donde ganaba tiempo y energía oyendo a sus estudiantes. La filología exige buen oído, como el médico. Solo que el filólogo debe oír textos, palabras escritas sobre hojas de papel. Oye por medio de la vista, hilando fuentes, contextos, distinguiendo estilos, recuperando biografías, reminiscencias históricas, ecos, atendiendo al vocabulario, a las construcciones sintácticas y a todo cuanto permita aproximarse al sentido del texto. El filólogo hace de la lectura un ejercicio de escucha. Leer no es el simple pasar los ojos sobre letras alineadas, razonaba Cisneros. Es un acto de inteligencia, de libertad y de creatividad. El texto compromete al filólogo con un mundo que debe recuperar para entender lo que ve. El propósito es ese: entender, explicar, ampliar el conocimiento sobre el hombre en su complejidad de ser vivo, creador, inteligente y social.

Amor por el lenguaje
Por eso la filología no ha pretendido jamás elaborar un procedimiento jerarquizado que permita aspirar a una solución definitiva; tampoco ha buscado crear un marco teórico, la mayor de las veces meras especulaciones o ideologías encubiertas, que aplicar a los textos.

La filología recupera y asume la duda como actitud crítica que fomenta la investigación. Se investiga porque hay una duda. La verdad es siempre huidiza. Así se entiende que la filología implique un amor por el lenguaje y por la obra literaria, por los detalles, por saberes de origen distinto, por esos resquicios que alimentan el gozo de una creación humana: un texto.

Habla el texto
Y un texto es un acto verbal. Luis Jaime lo dijo y repitió cientos de veces. Hablar es también crear un texto con sonidos. El filólogo Cisneros se acercaba así a quienes tocamos su puerta en busca de consejo y refugio. Con él, hablábamos. Palabras y más palabras. Luis Jaime escuchaba, acompañaba y dejaba que cada quien descubriera el sentido de lo que traía dentro. No había imposición. Había descubrimiento personal, no recetas. Era la filología encarnada en un maestro. Ciertamente, era una actitud pedagógica que aceptaba la complejidad y la pluralidad que llevamos con nosotros y que, sin remilgos, entendió Luis Jaime como el espacio en el que se forma y desarrolla la persona. A ello dedicó su vida.

Esa manera de entender la educación no goza hoy de mucha tribuna, ni despierta el entusiasmo de los responsables políticos. Lo entiendo. Ese modo de educar exige más trabajo y mejor formación académica y cultural. En la actualidad, antes que la persona, está el éxito económico. Antes que lo pedagógico, está lo administrativo. Luis Jaime tuvo claridad en torno a que no habrá mejor educación sin humanidades y no cedió frente a las modas que, bajo el ribete de la modernidad, postergan a la persona, olvidan el significado de desarrollo humano, banalizan el conocimiento o rezuman ideologías. Luis Jaime dejó una huella que nos toca hacer indeleble. Solo entonces habremos sido coherentes cuando decimos que lo admiramos y queremos.

Para empezar, preguntémonos qué universidad necesitamos, como centro de formación, no como negocio. Sería un gran homenaje al maestro Cisneros.

[*] Catedrático de la PUCP.

el poder del lenguaje cisneros

Académico de la Lengua, doctor del espíritu

El mejor maestro. Luis Jaime Cisneros tuvo infinidad de virtudes. Entre ellas hay dos que destacaban: su capacidad para escuchar y comprender a las personas, y la profunda coherencia con que sus valores y convicciones encajaban con sus actitudes.

Por: Carlo Trivelli
Domingo 30 de Enero del 2011

Recuerdo una de las primeras veces que fui a visitar a Luis Jaime a su casa de la Av. La Paz. Me hicieron pasar y me dijeron: "el doctor está en la salita, es por ahí". Seguí las indicaciones y, al voltear un recodo, vi a Luis Jaime sentado al piano, tocando completamente absorto. Veía sus manos recorrer el teclado tal como las vería muchas otras veces sobre su máquina de escribir. Me acerqué en silencio y me paré a cierta distancia, temeroso de interrumpir. Tras unos minutos, la cadencia lo llevó a voltear hacia mí. Paró de tocar, cerró el piano y me saludó, cariñoso como siempre. Nos dirigimos a su estudio y en el camino le pregunté qué había estado tocando. "Nada, solo algo para alimentar el espíritu". Así era Luis Jaime.

Leer es discernir
Alimentar el espíritu, ese era su credo. Y no había ningún alimento mejor que la lectura. Es hasta ahora famoso el modo en que leía el pasaje de "El Aleph" en que Borges descubre esa pequeña esfera tornasolada a través de la cual se podía observar el universo entero. No creo que nadie haya podido escapar al rapto de la lectura de Luis Jaime. Aparte de maravillosa, esa lectura era parte de una de sus clases, una dedicada a desentrañar los lujos del estilo de Borges y, a través de ellos, enseñarnos la fuerza evocadora del lenguaje a partir del modo en que la palabra precisa, la enumeración acompasada y la adecuada selección de referentes disparaban la imaginación. Eso era el lenguaje: una puerta a la imaginación. Y, por tanto, hacia nuestro mundo interior.

Leer, para Luis Jaime, era eso: una actividad de autodescubrimiento. Porque, lejos de ser una mera herramienta para adquirir información, la confrontación con el texto obligaba a la reflexión. Siempre lo recordaba: la palabra "leer" viene de un antiguo verbo del mundo agrario latino que significaba seleccionar el grano propicio para la siembra. Los romanos (y eso a Luis Jaime le encantaba repetirlo) habían descubierto que leer era discernir: separar lo mejor para luego, con ello, nutrirse.

Era por eso que, cuando uno iba a verlo para hablar de sus dudas y problemas, lo que Luis Jaime hacía era recetarnos una lista de libros. Uno salía con un papelito con siete u ocho títulos anotados, y algunos de esos textos bajo el brazo.

¿Pero cómo lo sabe?
Pero no era solo una cuestión de vocación por el espíritu y una profesión de la lectura lo que hacía inigualable a Luis Jaime. Él, para eso, tenía un talento especial, un poder de discernimiento casi mágico. En los años en que fui su asistente, tuve el privilegio de estar presente en su oficina mientras entrevistaba a los alumnos a los que citaba o que lo iban a buscar motu proprio. Los hacía sentarse, les hacía un par de chistes para que se relajaran y luego conversaba con ellos. Y, casi siempre antes de que el chico o chica pudiera hacer la pregunta que lo había llevado a su oficina, Luis Jaime ya sabía cuál era. A veces le decía a uno: "¿Vas a administración? Pero si a ti te interesa la política…". Y el chico, sorprendido, invariablemente balbuceaba un "¿pero cómo lo sabe… ?". Luis Jaime podía leer a sus alumnos tal como leía a Borges. Inclusive sin tenerlos enfrente. Lo recuerdo corrigiendo exámenes y de pronto parar para decirme "Pobre de esta chica, tiene un tremendo problema de inseguridad". "¿Cómo lo sabes?", le pregunté más de una vez. "Ah, no me preguntes eso, no tengo idea, solo lo sé", me respondía. Lo suyo era una suerte de ojo clínico, pero para el espíritu.

Creadores de lenguaje
Fue desde esa preocupación que Luis Jaime siempre abordó la educación. Educar nunca fue para él enseñar una materia. Por eso, a pesar de sus lauros académicos, siempre se dedicó a enseñar a los alumnos de Estudios Generales. Su curso de Lengua era una lección sobre el rigor intelectual, la lectura y la vida universitaria, sí, pero sobre todo una reflexión acerca de cómo éramos creadores de lenguaje y, por tanto, únicos y, a la vez, miembros de una comunidad.

Pero su mayor cátedra fue su actitud para con los alumnos. Hay una historia que lo grafica con exactitud: en alguna ocasión, en sus primeros años de profesor, fue a buscar al padre de uno de sus alumnos, un chico que estaba sumido en la depresión. El padre, autoritario, ignoraba los problemas de su hijo y los entendía como mera debilidad e intentaba forzarlo a ir en una dirección en que el chico claramente no quería ir. Cuando Luis Jaime le pidió que comprendiera, el hombre se enfureció y le dijo "Mire doctorcito, no me va a venir usted a decir cómo criar a mis hijos". "¿Cuántos hijos de 17 años tiene?" le preguntó el doctorcito. El hombre, confundido, le dijo lo que Luis Jaime ya sabía: "Uno". "Bueno pues, yo tengo 50 cada semestre" fue la respuesta de Luis Jaime antes de irse.

mas sobre luis jaime

El jovencito de 70 años

Un chico grande. Desde España, el escritor peruano Santiago Roncagliolo comparte los curiosos recuerdos de un Luis Jaime eternamente joven.

Por: Santiago Roncagliolo*
Domingo 30 de Enero del 2011

En mi facultad había una decana mojigata. Vivía obsesionada con la posibilidad –terrible a sus ojos– de que los alumnos coqueteasen, se besasen, o incluso –¡válgame dios!- se atreviesen a tocarse públicamente en ese sagrado recinto de saber. A los profesores asistentes, nos instaba a retirar el carnet universitario de cualquier impúdica pareja que sorprendiésemos desviándose de la recta actitud en los confortables jardines de la facultad de Psicología. A los pobres chicos que caían, los citaba en su despacho y les hacía reflexionar sobre la familia, la maternidad y el decoro.

Esta profesora era soltera, religiosa y no especialmente agraciada, lo cual daba pie a bromas sobre cuánto se odia lo que no se conoce. La mayoría de esas bromas eran bastante desagradables, pero Luis Jaime Cisneros tenía una fórmula para hacerlas sonar elegantes. Cada vez que la profesora pasaba a nuestro lado, Luis Jaime se volvía hacia mí y me decía:

-Pobre mujer. Tantas navidades y ninguna noche buena.

Visitas, bromas y crucigramas
Al saber de la muerte de Luis Jaime, lo primero que he recordado eran sus bromas, pícaras y traviesas, como de niño. Eso sí, de niño con un vocabulario exquisito. Muchos fines de semana me invitaba a su casa a trabajar, pero nunca trabajábamos: hablábamos de la vida y luego rellenábamos los crucigramas del periódico. Bueno, "rellenábamos" es un decir. Él escribía cosas como "Desde hoy el Perú es libre e independiente por la voluntad de los pueblos y por la justicia de su causa que Dios defiende: San Martín". Y yo, en mi turno, anotaba: "Calcio: Ca".

El despacho de la sabiduría
Durante esas visitas, me recibía en uno de sus despachos forrado de libros –tenía dos o tres, hasta donde yo vi–. Ahí, montañas de papeles, documentos, conferencias, artículos, se apilaban sobre las mesas y se apretaban en los cajones, alrededor de una vieja máquina de escribir apertrechada con hojas de papel carbón. Cuando una ruma era demasiado alta, habitualmente se trataba de un trabajo en curso, que Luis Jaime me explicaba con pasión:

-Este es mi estudio sobre el Lunarejo, que me tomará unos diez o quince años. Éste de aquí es un libro sobre Guillaume, que debe ser un poco más breve. Éste otro sí que es difícil, en menos de veinte años no estará listo.

El niño al que no se le ocurrió morir
El Luis Jaime que decía esto ya era un hombre mayor. Había sido profesor de mi padre y colega de mi abuelo –que falleció hace ya unos años–. Sufría graves problemas de garganta y uno de sus ojos no funcionaba. Y sin embargo, marcaba los plazos de sus trabajos como si le quedase toda la vida por delante.

Quizá, como a los niños, nunca se le ocurrió que se podía morir. Después de cada almuerzo, cuando su esposa nos preguntaba a los invitados si queríamos algo más, Luis Jaime, desde el horizonte de su dieta baja en sal y colesterol, se apresuraba a responder:

-Yo me tomaría un whisky.

Esa cercanía hacía que sus estudiantes nos sintiésemos cómodos con él. Luis Jaime era una institución, presidía la Academia de la Lengua, integraba organizaciones políticas y humanistas, llevaba medio siglo como uno de los hombres más importantes del panorama intelectual peruano. Pero cuando estabas con él, te preguntaba por tus novias, y te hablaba de las suyas, y te contaba chistes, y tú, para no pensar que el maestro Luis Jaime Cisneros se estaba poniendo en tu nivel, te hacías la ilusión de que tú estabas en el suyo.

La alegría inolvidable
Quizá por eso, a mí, hasta ahora, tampoco se me ocurrió que él podía morir algún día. Y habría preferido que no se me ocurriese.

Ahora que he recibido esa noticia, trato de pensar en su trabajo como lingüista y como docente, y supongo que debo decir algo muy solemne sobre la trascendencia del trabajo de Luis Jaime. Pero habrá otras personas que escriban de eso con más elocuencia. Personalmente, lo que más recuerdo, lo que nunca olvidaré, es a ese chico de setenta años que vivía con más alegría y buen humor que muchos chicos de veinte, que sabía reírse de sí mismo y de los demás, y que siempre te recibía con una sonrisa. El trabajo académico de Luis Jaime se guarda en bibliotecas y se puede consultar. Pero sus enseñanzas humanas son irrepetibles, y son las que yo llevaré conmigo para siempre

martes, 18 de enero de 2011

la no respuesta de Nastenka y Frankfurt.

la no respuesta de  Nastenka y Frankurt  el gusto o critica o mejor la bilis p oliticamente correcta, las emociones politicamente correctas. Si cabe tal cosa
 

Dios y la virgen maría me libren del mal gusto si me gustara V. LLosa, pero en una película sobre "La tía Julia y el escribidor", Peter Falk ,echa la culpa de absolutamente todo lo que pasa a los albaneses(parece que en la versión original eran argentinos, pero lo censuraron)
Sugiero reemplazar Escuela De Frankfut, por malditos albaneses. El absurdo es el mismo. Vas camino al Nobel!

Silvia

lunes, 10 de enero de 2011

Fallecío AnaMaría Walsh [Archivo adjunto 1]


Compañeros
Me acabo de enterar del fallecimiento de la gran escritora,poetisa, dramaturga  y cantautora argentina. Fallecío a la edad de 80 en su Buenos Aires natal  y como homenaje a su prolifica carrera quisiera poner una canción que  es conocida por todos y también adjunto un relato corto que ella escribiera sobre mi ciudad en el año 2005 cuando nos hizo el honor de acompañarnos por cinco meses.
Descanse en paz
Saludos
Luis
"La cigarra "en voz de Mercedes Sosa otra gran artista argentina también recientemente fallecida
http://www.goear.com/listen/fc744d2/como-la-cigarra-mercedes-sosa

Hoaxx?

Mario Vargas Llosa podría perder el Nobel por usar un 'negro'

La Academia sueca anuncia que investiga al autor de 'La ciudad y los perros' por fraude

Mario Vargas Llosa charla con la novia de su hijo Gonzalo, Genoveva Casanova.

EFE
JAVIER M. FAYA

Consternación en el mundo literario universal. La Academia sueca anunció ayer, de una forma sorprendente, que investiga al Premio Nobel de Literatura de este año, Mario Vargas Llosa, por un posible fraude que le podría costar tan insigne distinción.

Y es que, según diferentes denuncias recibidas en el último año -sobre todo a raíz de la concesión del galardón-, el escritor peruano pudo haber recurrido a la popular figura del negro, que es un literato de segunda fila que redacta los libros que luego firman las estrellas, desde que comenzó su prolífica carrera en 1959 con Los jefes.

En declaraciones exclusivas para este periódico, el presidente del comité electivo de la Fundación Nobel, Sven Goran Erikson Larsson, comentó: «Aún es muy prematuro hacer valoraciones sobre este asunto. Solo le puedo decir que tenemos pruebas bastante sólidas de que puede haber tongo, aunque creo que hay que dejar trabajar a la Policía».

El caso ha ido a parar a las fuerzas del orden del país escandinavo pues, desde la brigada de delitos informáticos, se interceptó un mail que el mismísimo novelista sudamericano le envió hace un mes a uno de sus presuntos operarios clandestinos. De momento, todo está bajo secreto de sumario, si bien se ha filtrado que el contenido del correo electrónico hacía alusión a un cuento de un pastor anarquista de Cáceres que se enamora perdidamente de una rica heredera en los albores de la Primera Guerra Mundial.

Según las tesis de la Fiscalía, Vargas Llosa parece tener en nómina a 18 escritores que, periódicamente, le envían bocetos de lo que podrían ser diferentes obras que el quizás ahora no tan genial novelista daría el visto bueno, para luego ir dándole forma a medias, o incluso corrigiéndoles a medida de que los trabajos fueran avanzando.



famoso 'jornalero'. Entre los posibles negros figuran cinco españoles -hay también dos bolivianos, tres chilenos, cuatro peruanos, dos alemanes y un gibraltareño-, incluido el joven que ayudó a Ana Rosa Quintana -su ex cuñado- en Sabor a hiel, cuya trama giraba en torno a una mujer que había padecido malos tratos y que en 2000, antes de que lo retirara la editorial Planeta tras el escándalo, había vendido la friolera de más de 100.000 ejemplares.

Las sospechas en esta compleja y escandalosa trama se extienden a Genoveva Casanova, ex mujer de Cayetano Martínez de Irujo -hijo de la duquesa de Alba- y actual pareja de su hijo Gonzalo, que podría haber colaborado de un modo activo en la última obra del escritor afincado en Madrid: El sueño del celta. Y es que hay una serie de expresiones que se utilizan en la novela que proceden del barrio mexicano de El dorado, una exclusiva zona de donde procede la joven, que el pasado jueves fue interrogada por los miembros del comité que, año tras año, decide conceder los Premios Nobel.

Tras no pocos intentos de contactar con el escritor nacionalizado español, este periódico pudo averiguar que el asunto ha sido encomendado a un bufete de abogados muy prestigioso de Madrid, Stampa Braun, que hace años defendió al popular dúo alemán Milli Vanilli, que fue acusado de estafa en 1990.

Si las pistas son fiables y se confirma que Mario Vargas Llosa, el eterno aspirante al Nobel, ha hecho trampas, perderá de modo automático el singular premio, así como el millón de dólares que cobró por éste. Hasta la fecha no se había producido un caso así.    

    Vargas Llosas podría perder el NOBEL, Un Hoaxx>


    Esta noticia   es increíble. Esperemos que las investigaciones lleguen a su término y ojalá sean infundadas las suposiciones; sin embargo, sea cual sea el resultado, mi esperanza es que no influya para nada en la posibilidad de leer "El sueño del Celta", si es que ésta novela queda entre las que vamos a leer próximamente.


    http://www.latribunadetoledo.es/noticia.cfm/Cultura/20101228/mario/vargas/llosa/podria/perder/nobel/usar/negro/98BF4C74-A26A-A2DD-8AAB989BFD993269

     

                           "Llamamos supersticiones a las creencias de los demás  y  a las nuestras:  religión verdadera" (Isabel Allende)

    murio marialena

     
    no sirvo para los obituarios
    eso, que no tengo consuelo
    que se fue una parte de mi vida

    *Hoy vuelvo de países que están muertos,
    después de un mar que no me dijo nada,
    porque el único viaje es el amor.
    Maria Elena Walsh

    http://www.rincondelpoeta.com.ar/poetas_walsh.html

    Falleció María Elena Walsh: Célebre escritora de clásicos infantiles...

    La escritora de clásicos infantiles falleció a los 80 años en el sanatorio La Trinidad tras padecer una larga enfermedad; esta tarde la velarán en Sadaic

    Fuentes de SADAIC confirmaron que la escritora y cantautora será velada en la sede de la entidad a las 15, aunque aún no se definió si la ceremonia estará abierta al público en general.

    La galería de personajes de Walsh acompañó a varias generaciones de argentinos desde hace más de 60 años. Nació en Ramos Mejía, en el sur del conurbano bonaerense, en febrero de 1930. Y publicó su primer libro cuando apenas tenía 17 años y le faltaba poco para terminar sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Ese libro se llamó Otoño imperdonable y fue el primero de muchos hitos.

    Ella se autodefinía en los últimos años como cupletista, en referencia a "las mujeres con hermosos vestidos fruncidos y con volados que cantaban canciones populares y también picarescas".

    Su obra no se limitaba al universo de los niños. En la década del 60, por ejemplo, estrenó en el San Martín, nada menos,  Canciones para mirar, que luego fue grabada en disco.

    En el catálogo de obras imperecederas están también Doña Disparate y Bambuco. Y los libros El reino del revés, Cuentopos de Gulubú, Hecho a mano y Juguemos en el mundo, Tutú Maramba, Zoo Loco, Dailan Kifki y Novios de Antaño.

    En 1985 fue nombrada Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires y, en 1990, Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Córdoba y Personalidad Ilustre de la Provincia de Buenos Aires.
     
    Fuente: http://www.clarin.com/espectaculos/musica/Murio-infantil-Maria-Elena-Walsh_0_406159556.html
     

    [Se han eliminado los trozos de este mensaje que no contenían texto]


    __._,_.___

    lunes, 3 de enero de 2011

    Benedetti y la biografia para encontrarlo...

    Un trabajo de Bruno, su primer trabajo.
    Saludos
    Cora

    BENEDETTI, MARIO - BIOGRAFIA PARA ENCONTRARME.
    el ultimo, libro de mario, editado tras su muerte, y que el escritor dejara terminado antes de su fallecimiento.
    http://www.4shared.com/file/-vaIB3fW/Benedetti_Mario_-_Biografia_pa.html
     

     
    Mario Benedetti
    Biografía para encontrarme
    Mario Benedetti, que hizo de la lengua poética su paraíso terrenal y, a su vez, un sólido puente que lo comunicaba con el mundo, exhorta a sus lectores para que lo acompañen a construir un cielo, abrir el corazón y llenar de sueños la existencia.
    Si bien reaparecen en Biografía para encontrarme algu­nos motivos poéticos que atraviesan de manera sostenida la mayor parte de sus libros, hay en estas páginas una especial insistencia en presentar sólo unos pocos, con mayor senci­llez y economía: la condición efímera de la vida, ese breve paréntesis entre el nacimiento y la muerte; los enigmas, incertidumbres y misterios que persisten a lo largo del tiempo; el amor como un cálido y privilegiado refugio; la curiosidad ante el después, donde se esconde y se revela el secreto; la soledad necesaria para bucear en el interior; la búsqueda del propio rostro. Y una promesa por cumplir: "Cuando pasemos por el Más Allá/ traeremos de recuerdo/ cuatro o cinco utopías".
    Durante los dos últimos años de su vida, Mario Benedetti corrigió y ordenó los sesenta y dos poemas que componen Biografía para encontrarme, su último libro -seguramente el más conmovedor y personal de todos-, que tiene el tono incon­fundible de una despedida. Pero como su título mismo lo indi­ca, es también una invitación a reencontrarse con la excelencia de su poesía, una de las más representativas de la lírica latinoa­mericana contemporánea.

     

    El dia que seleccion humillo a Hitler

    El día que la selección peruana "humilló a Hitler" en los ojos de Eduardo Galeano

    El escritor uruguayo habló en una entrevista sobre la participación de la selección nacional en Berlín 36, una "historia de dignidad" según él

    Sábado 17 de julio de 2010 - 08:56 am 194 comentarios

    Por: Raúl Cachay

    El escritor Eduardo Galeano es uno de los pocos intelectuales latinoamericanos que no han temido abordar el asunto futbolístico con la misma pasión y entrega de un hincha que visita las tribunas de los estadios todos los domingos. De hecho, su libro "El fútbol a sol y sombra" es un clásico: uno de los pocos motivos de regocijo disponibles para aquellos lectores que buscan armonizar sus afectos por el balompié y la buena literatura.

    Galeano, en "Espejos, una historia casi universal", del 2008, recoge un episodio futbolero que involucra al Perú, la mítica gesta de los olímpicos del 36, y hace muy poco volvió a hablar de esa piedra fundacional de la mitología deportiva nacional en una entrevista para la TV de su país. En diálogo con la periodista Sonia Breccia, que es recogido por lamula.pe, el escritor reconoce que no conocía la historia, pero que cuando se la contaron sintió de inmediato que se trataba de algo que debía difundir. Aquí la versión oficial de la FIFA y a continuación lo que dice Galeano.

    "Así como lo que más nos gusta de la selección uruguaya que jugó en Sudáfrica fue su sentido de la dignidad, esta es una historia muy linda, que tiene que ver con la dignidad. En los Juegos del 36, que fueron organizados por Hitler para demostrar la superioridad de la raza aria, él estaba frente al palco, en un sitial de privilegio en el estadio de Múnich, asistiendo al partido entre Perú y Austria, su tierra de origen [...]. Perú ganó 4 a 2, a pesar de que el árbitro, para evitarle disgustos al "Führer", anuló tres goles peruanos. Imagínate cómo le cayó a Hitler eso. [...] Esa misma noche los dirigentes se reunieron y anularon el partido. Entonces, la delegación peruana, en un ejemplo de dignidad, se retiró de los Juegos. Puede parecer una pequeña historia, pero creo que tiene mucho que ver con las diversas dimensiones que tiene el fútbol, que es a veces una fuente de dignidad colectiva. Esto tendría que enseñarse en las escuelas: "Saben una cosa, niños, nosotros pertenecemos a un país que humilló a Hitler". ¿No sería lindo empezar una clase así?".

    OLÍMPICA CONTROVERSIA
    No obstante, pese al entusiasmo de Galeano y el orgullo que generó la epopeya de Lolo Fernández, "Manguera" Villanueva y los demás integrantes de aquel seleccionado entre las generaciones posteriores, hace algunos años surgieron algunas voces que pretendieron "derribar el mito" de la participación peruana en Berlín.

    El destacado periodista Luis Carlos Arias Schreiber, en un artículo incluido en el libro "Ese gol existe", reunió diversas pruebas y documentos que demostrarían que aquel partido no se anuló por una disposición nazi sino porque un "millar" de hinchas peruanos invadieron el campo y agredieron a los jugadores europeos, que además habrían sido todos aficionados y no integrantes del célebre "Wunderteam" que causó sensación en aquella época. Para demostrarlo, como ya se dijo, se basa fundamentalmente en documentos y archivos de la época, también bastante discutibles si reparamos en que muchos de ellos fueron redactados durante el régimen más sangriento y corrupto del pasado siglo.

    El antropólogo Aldo Panfichi, editor de la mencionada publicación, afirmó en una entrevista publicada por El Comercio tres años atrás: "La investigación cuidadosa de los hechos que se sucedieron en las Olimpiadas de Berlín pone en evidencia que esta imagen del Perú como víctima no se ajusta a la realidad". Y califica el hecho como "una exageración, una construcción fantasiosa que nos permite imaginarnos que pudimos ser campeones pero que nos robaron el título".

    Está claro que hay episodios de nuestra historia en los que nunca podremos tener una versión definitiva y concluyente. Algunos, esos que de alguna manera han contribuido a forjar nuestra identidad como nación, deberían pertenecer al ámbito de lo intocable. ¿Verdad o mentira? Nunca lo sabremos. Pero los olímpicos del 36 no han dejado de ser héroes. Mejor recordarlos así.

      sábado, 1 de enero de 2011

      Hilda...Sawyer, Jack y Bonne


      Este es Sawyer

      http://images.buddytv.com/battleimages/usr3565572/3565572_e2068a71-56c1-43ed-8bfe-98b4da0b7b1c-lost-sawyer-josh-holloway--7.jpg

      http://newberg.mlblogs.com/lost_sawyer.jpg


      Este es Jack

      http://www.lost5temporada.com/wp-content/uploads/2008/10/jack5.jpg


      Aqui estan los dos

      http://listas.terra.cl/system/lists/000/000/121/medium/4848e215160122b8d31e6669ce9eba4a.jpg?1275358450

      http://3.bp.blogspot.com/_VyjY9Q6vXTw/S_kPP2yMvwI/AAAAAAAAASo/QS5C2BYt23c/s1600/lost-jack-sawyer.jpg


      Y este es Bonne antes de ser el vampiro mas bello del mundo

      http://www.soloseries.tv/wp-content/uploads/2009/09/boone2-489x328.jpg

      Codigo da Vinci

      Del código Da Vinci al 3 de diciembre venezolano
      Por: Rodolfo Porras
      Fecha de publicación: 15/11/06
      imprímelo
      "Que seas paranoico, no quiere
      decir que no te están persiguiendo"

      El Péndulo de Foucault escrita en 1988, por Umberto Eco, hace una gran parodia sobre las conspiraciones esotéricas y de todo tipo, que muchísima gente supone detrás de los hechos históricos. Así, toneladas de papel han sido impresas y cientos de horas de cine y video han sido exhibidas aludiendo a que los motivos de Hitler para invadir a tal o cual país, era la búsqueda de la lanza que mató a Cristo, o el Santo Grial, o cualquier otro motivo mágico-religioso. Argumentos similares se han entretejido con las historias oficiales y se ha ido conformando un universo paralelo, lleno de motivos ocultos, conspiraciones universales, etc. Muchos de estos argumentos encajan perfectamente en la historia, debido a que se elaboran a posteriori de los datos históricos

      Tenemos el extraordinario éxito editorial, El Código Da Vinci, una novela de aventuras que se inventa unos acontecimientos adobados con datos históricos que le otorgan un aire de veracidad y, junto a una intensa estrategia de mercadeo, convencen a miles de lectores de que estamos frente a una revelación trascendente que cambia por completo el dogma de la iglesia católica y de casi todas las demás corrientes cristianas. Inmediatamente se imprimen unos cien títulos alrededor del asunto que también se venden y que, además, parecieran legitimar la tesis de la novela. A nadie le importa que muchos hayan sido escrito y publicados después de la aparición de la narración de Dan Brown. Y mucho menos que los libros que fueron escritos antes, que no tuvieron éxito, que nadie entendió como documentos históricos, ahora cobran un valor histórico y un prestigio, a partir de la publicación del Código Da Vinci y, paradójicamente, son su respaldo "histórico". Esta situación es, justamente, el argumento de El Péndulo de Foucault, y es sorprendente que a pesar de que esta novela de Eco describe los motivos y mecanismos editoriales, Dan Brown y sus editores no se pararon en escrúpulos y más bien calcaron el mecanismo que describe Eco y lograron su batazo editorial.

      Este y otros ejemplos, como los ovnis, los masones, los templarios, la muerte de Paul Mc Carney, en tiempos de "El Sargento Pimienta y los Corazones Solitarios" El asesinato de Kennedy, etc. han generado una discusión sobre lo que se ha dado por llamar teoría de la conspiración. En la cuál un bando plantea una posición escéptica y otro que defiende que efectivamente ocurren cosas en los entretelones de la historia.

      El problema, sin embargo, no está en las dos posiciones, sino en la misma teoría de la conspiración. El término coloca realidad y fantasía en un mismo saco histórico. Es decir si el asesinato de Jonh F, Kennedy está en la misma categoría de los ovnis que nos van a invadir muy pronto, estamos creando un clima sicológico en el cuál aceptar o negar estos acontecimientos tiene un mismo valor histórico y político. Ambos están dentro de "la discusión" sobre la veracidad de la teoría de la conspiración. El hecho de que el asesinato de un Presidente sea ejecutado por organismos del Estado que este mismo preside, da cuenta de un poder político y económico muy por encima del consagrado por la constitución de ese país, es un hecho grave y que si se devela esta estructura, ese poder se vulnera. Ahora bien, creer en esto no quiere decir que hay que creer en que los marcianos llegaron ya, y mucho menos que llegaron bailando el cha cha cha.

      El infando 11 de septiembre, el desplome de Las Torres Gemelas, el asesinato de unas tres mil personas, es un acontecimiento que se debate entre dos propuestas de conspiración. Una del terrorismo comandado por Osama Bin Laden y alQaida o la conspiración del Clan Bush, para impulsar su negocio armamentista y petrolero. Sin embargo, el mismo Osama ya estaba desde siempre emparentado con el Clan Bush y con la Cía. Lo que, sumado a
      muchas evidencias escatimadas por el Departamento de Estado, convierte el límite entre cualquiera de las dos conspiraciones, en algo etéreo y sin mucha importancia. Lo duro fue el asesinato de estas personas y el impacto y la dirección que el clan Bush le dio al asunto: Permiso para asesinar, permiso para invadir, permiso constitucional para torturar. Destrucción y muerte que no requirieron de ningún entretelón conspiratorio para cometerse. Más bien amplia cobertura por los medios de comunicación, que día tras día tejen y destejen conspiraciones falsas y verdaderas.

      Ya los grupos de poder hegemónico han actuado generando y sosteniendo conspiraciones que han tenido un profundo impacto en la historia del planeta, en decenas de oportunidades. Chile, Panamá, Cuba, Zaire, Sudáfrica, Argentina, Nicaragua, El salvador, India, Yugoslavia, Haití, Polonia, Viet Nam, Grenada, Irak, Kuwait, El Congo, Libia, Líbano, Siria, Pakistan, y un largo etc.

      Así el 11 de abril del 2002 se concretó una maquinación contra la democracia venezolana. Asesinaron gente, grabaron un video para denunciar esas muertes antes de que se produjeran, escribieron una proclama insólita, persiguieron a los derrocados en el mejor estilo de los gorilatos latinoamericanos como los de Videla, Pinochet, etc. Y cuando el hilo constitucional fue retomado, negaron todo eso y lo siguen negando, a pesar de los videos que ellos mismos trasmitieron como el de Ibelyse Pacheco o el de Napoleón Bravo, en el que develaban, ebrios de poder, las argucias que utilizaron. Lo negaron y lo niegan a pesar de la inmediata adhesión y apoyo del gobierno norteamericano a la presidencia inconstitucional de Pedro el breve, traicionando toda disposición de la carta democrática y demás convenios internacionales. Entre otras cosas argumentan que todo lo que dicen en su contra se debe a esas teorías de conspiración, que la maniobra de llevar a una multitud enardecida a Miraflores fue un acto espontáneo de los marchistas, a pesar de que en sus mismas trasmisiones se ve claro el aupamiento de una dirigencia, -si no asesina, por lo menos irresponsable, y casi siempre las dos cosas- que se empeñó en conducirlos a un matadero, que ellos mismos habían preparado. Luego argumentaron que el ignominioso acto de usurpación de la presidencia, no era otra cosa que el atender a un "vacío de poder" pero no explican porqué el decreto estaba elaborado dos días antes y la repartición del poder cocinada.

      Ahora bien, si niegan que el golpe de estado perpetrado el 11 de abril fue una conspiración fraguada meses antes, a pesar de las pruebas que todos conocemos, por qué habrían de admitir, en caso de que sea así, que están conspirando en estos momentos. A pesar de la increíble torpeza que han demostrado hasta ahora, no creo que llegarían a cometer una idiotez tan enorme como admitir públicamente su conspiración 2006.

      Ahora bien, que no lo admitan, que de hecho lo nieguen, no quiere decir que no haya señales de que se lo proponen. Por ejemplo, ya para nadie es un secreto que existe un plan con medios de comunicación extranjeros y venezolanos, para proclamar al mundo el triunfo de Rosales antes de que el CNE anuncie las cifras oficiales. Con la esperanza de que sea más creíble su apuesta al fraude. Ya la instrumentación de guarimbas, para "defender tu voto" están cantadas. Y esto si las encuestas logran darle un barniz de veracidad al asunto y que lleguen a ir a elecciones.

      De lo contrario veremos como el grito de fraude y de no confiabilidad en el CNE se recrudecerá hasta el punto de "tener que retirar la candidatura" para crear el clima propicio de desestabilización.

      Ahora bien, las ayudas foráneas siempre han estado presente, se han invertido grandes sumas de dinero, las conspiraciones se han puesto en marcha, y todas, absolutamente todas ha venido a dar al más estruendoso fracaso. Tal vez sea que, como dice la consigna, el pueblo unido jamás será vencido, tal vez sea que a pesar de los reales, la tecnología y la amplísima experiencia derrocando gobiernos, la ayuda estadounidense no ha podido suplir la ineficacia de los conspiradores de nuestro patio, tal vez sean las dos cosas, el asunto es que la gente que ha puesto esos reales debe estar perdiendo la paciencia, no solo por lo caro que le ha salido el asunto y sin esperanza de retorno, sino que cada vez se consolida más el proceso. O sea, saben que se juegan a Clarabella, porque a Rosalinda la perdieron hace rato.

      La pregunta es, esa gente con tanto poder, con tanta experiencia en destrucción, con tanto dinero, con tantas armas, y que lo único que no tienen son escrúpulos, ¿Se van a ir para su casa tranquilitos y con las manos vacías?

      rodpor@cantv.net




      El cementerio de las palabras

      Literatura

      Eco se enfrenta al ´pecado de las palabras´

      La sexta y última novela del escritor y semiólogo italiano causa, treinta años después de ´El nombre de la rosa´, una gran controversia en sectores judeocristianos. A Umberto Eco lo acusan de antisemita por la condición del protagonista de ´El cementerio de Praga´,
      de la que se llevaban vendidos a las dos semanas de su aparición más de 450.000 ejemplares

       06:30  
      Enviar
      Imprimir
      Aumentar el texto
      Reducir el texto

      LUIS M. ALONSO. OVIEDO. La publicación de Il cimitero di Praga (El cementerio de Praga), la sexta y última novela de Umberto Eco (Alessandria, 1932), ha suscitado no poca polémica en Italia. Desde el 29 de octubre, fecha de su lanzamiento, el periódico vaticano L´Osservatore Romano y el gran rabino de Roma han alentado una oleada inquisitoria en contra del autor y de su libro. Lo califican de antisemita, porque el protagonista, el capitán turinés Simone Simonini, único personaje de ficción de la historia, falsifica testamentos, comercia con hostias consagradas para misas satánicas y se inventa las actas de una reunión nocturna inexistente entre las lápidas del cementerio judío de la capital checa, donde reposa Jehuda Low ben Bezalel, creador del Golem. Merece la pena insistir desde un principio y para que no haya malos entendidos en que Simonini es un carácter ficticio en una novela poblada por personajes históricos reales.
      Eco, cuyo debut literario se produjo precisamente ahora hace 30 años con El nombre de la rosa, tiene como argumentos en Il cimitero di Praga la francmasonería, las teorías conspirativas, la falsificación y la unificación de Italia, pero lo que ha producido mayor sarpullido es el antisemitismo de su protagonista, un auténtico antihéroe, descrito como "el hombre más odioso del mundo". El propio Umberto Eco lo ha calificado así, pero ni eso le ha servido para liberarse de las más furibundas críticas, que le acusan de sembrar confusión y de no buscar el equilibrio entre el bien y el mal. Del libro publicado por Bompiani y del que se han hecho ya seis ediciones se habían vendido, no obstante, en las dos primeras semanas más de 450.000 ejemplares. El éxito se presume planetario; la novela será traducida en 40 países, entre ellos España, donde Lumen anuncia el inminente lanzamiento. 
      Simonini es un falsificador de tomo y lomo. En la novela, inventa la teoría de la conspiración en la que los ancianos rabinos de las 12 tribus de Israel tejen planes para dominar el mundo. Ese documento falso sirve en el argumento para la redacción de los muy reales protocolos de los sabios de Sión, panfleto antisemita que, a principios del siglo XX, sirvió para justificar los pogromos de la Rusia zarista y, más tarde, la persecución nazi. Eco conduce al lector a través de un viaje trepidante por el siglo XIX, considerado por algunos inexacto y que agita la madre de todas las conspiraciones, aquella que retrata a los judíos como los urdidores ocultos del destino mundial. La galería de personajes reales de Il cimitero de Praga invita a la lectura: por sus páginas desfilan Ippolito Nievo, patriota y autor de Las confesiones de un italiano; Garibaldi; el capitán Alfred Dreyfus, condenado por judío, y Freud. Los detractores  de Eco afean al escritor la puesta en escena de "un montaje histórico falso". No es la primera vez que el profesor de Semiótica de la Universidad de Bolonia ha examinado las teorías de la conspiración. Sin ir más lejos, los Protocolos de los Sabios de Sión desempeñan un papel importante en El péndulo de Foucault , aunque en esta ocasión la teoría antisemita se convierte en una auténtica bomba de relojería en las manos del contrabandista y conspirador Simone Simonini.
      La profesora Lucetta Scaraffia, de la Universidad de Roma, calificó la novela de Eco de "farragosa" y "aburrida", para centrarse acto seguido en las cuestiones morales. A su juicio, la "maldad judía" impregna las páginas del libro. "Obligado a leer cosas desagradables sobre los judíos, al lector lo embargan las tonterías antisemitas, y es incluso posible que alguien puede pensar que tal vez hay algo de verdad en los crímenes que se atribuyen". Scaraffia olvida, sin embargo, que nadie está obligado a leer lo que no desea. 
      En la revista Espresso, el Gran Rabino de Roma, Riccardo Di Segni, se enfrentó a Umberto Eco: "Al final, el lector se pregunta si los judíos quieren derrocar a la sociedad y gobernar el mundo. El problema es que no estamos tratando con un libro científico que analiza y explica ciertos fenómenos. Il Cimetero di Praga es una novela, y tiene, además, un argumento que trata de convencer".
      Las explicaciones de Eco también han llegado: "Yo escribí exactamente una novela. Una novela, al contrario que un ensayo, no llega a conclusiones, aspira en todo caso a reunir las contradicciones. Así como puse en el escenario las dos caras del Risorgimento,  garibaldinos  y antigaribaldinos,  he traído también a colación el nacimiento y desarrollo del antisemitismo. Desde Barruel (Agustín, jesuita y polemista francés) se han publicado cientos de libros y revistas con estereotipos antisemitas. Estoy interesado en contar cómo a través de la acumulación de estos estereotipos se construyeron los Protocolos [..] Mi intención era dar al lector un puñetazo en el estómago".
      De nuevo el dilema entre lo que es ficción y quienes se empeñan en verlo de otra manera.

      El cementerio de las palabras

      Umberto Eco se enfrenta al ´pecado de las palabras´

      ´El cementerio de Praga´ vende 450.000 ejemplares en sus dos primeras semanas en el mercado - Acusan al autor de antisemita por culpa del protagonista

       11:19  
      Enviar
      Imprimir
      Aumentar el texto
      Reducir el texto

      LUIS M. ALONSO
      SANTA CRUZ DE TENERIFE
      La publicación de Il cimitero di Praga (El cementerio de Praga), la sexta y última novela de Umberto Eco (Alessandria, 1932), ha suscitado un intensa polémica en Italia.

      Desde el 29 de octubre, fecha de su lanzamiento, el periódico vaticano L´Osservatore Romano y el gran rabino de Roma han azuzado una nueva inquisición en contra del autor y de su libro. Lo califican de antisemita, porque el protagonista, el capitán turinés Simone Simonini, único personaje de ficción de la historia, falsifica testamentos, comercia con hostias consagradas para misas satánicas y se inventa las actas de una reunión nocturna inexistente entre las lápidas del cementerio judío de la capital checa, donde reposa Jehuda Low ben Bezalel, creador del Golem.

      Merece la pena insistir desde un principio y para que no haya malos entendidos en que Simonini es un carácter ficticio en una novela poblada por personajes históricos reales.

      Eco, cuyo debut literario se produjo precisamente ahora hace treinta años con El nombre de la rosa, tiene como argumentos en Il cimitero di Praga la francmasonería, las teorías conspirativas, la falsificación y la unificación de Italia, pero lo que ha producido mayor sarpullido es el antisemitismo de su protagonista, un auténtico antihéroe, descrito como "el hombre más odioso del mundo". El propio Umberto Eco lo ha calificado así, pero ni eso le ha servido para librarse de las más furibundas críticas de quienes lo acusan de sembrar confusión y de no buscar el equilibrio entre el bien y el mal.

      Del libro, publicado por Bompiani, del que se han hecho ya seis ediciones, se habían vendido, no obstante, en las dos primeras semanas más de 450.000 ejemplares. El éxito se presume planetario; la novela será traducida en 40 países, entre ellos, España, donde Lumen anuncia el inminente lanzamiento.

      Simonini es un falsificador de tomo y lomo. En la novela inventa la teoría de la conspiración en la que los ancianos rabinos de las 12 tribus de Israel tejen planes para dominar el mundo. Ese documento falso sirve en el argumento para la redacción de los muy reales protocolos de los sabios de Sión, panfleto antisemita que, a principios del siglo XX, sirvió para justificar los progromos de la Rusia zarista y, más tarde, la persecución nazi.

      Eco conduce al lector a través de un viaje trepidante por el siglo XIX, considerado por algunos inexacto y que agita la madre de todas las conspiraciones, aquella que retrata a los judíos como los urdidores ocultos del destino mundial.

      El elenco de personajes reales de Il cimitero de Praga invita a la lectura: por sus páginas desfilan Ippolito Nievo, patriota y autor de Las confesiones de un italiano, Garibaldi; el capitán Alfred Dreyfus, condenado por judío, y Freud.

      Los detractores de Eco afean al escritor la puesta en escena de "un montaje histórico falso". No es la primera vez que el profesor de Semiótica de la Universidad de Bolonia ha examinado las teorías de la conspiración. Sin ir más lejos, los Protocolos de los Sabios de Sión desempeñan un papel importante en El péndulo de Foucault, aunque en esta ocasión la teoría antisemita se convierte en una auténtica bomba de relojería en las manos del contrabandista y conspirador, el turinés Simone Simonini.

      La profesora Lucetta Scaraffia, de la Universidad de Roma, calificó la novela de Eco de "farragosa" y "aburrida", para centrarse acto seguido en las cuestiones morales. A su juicio, la "maldad judía" impregna las páginas de Il cimitero di Praga .

      "Obligado a leer cosas desagradables sobre los judíos, al lector lo embargan las tonterías antisemitas, y es incluso posible que alguien pueda pensar que tal vez hay algo de verdad en los crímenes que se atribuyen". La profesora Scaraffia olvida, sin embargo, que nadie está obligado a leer lo que no desea.

      En la revista Espresso, el gran rabino de Roma, Riccardo Di Segni, se enfrentó a Umberto Eco: "Al final, el lector se pregunta si los judíos quieren derrocar a la sociedad y gobernar el mundo. El problema es que no estamos tratando con un libro científico que analiza y explica ciertos fenómenos. Il cimetero di Praga es una novela, y tiene, además, un argumento que trata de convencer".

      Las explicaciones de Eco también han llegado: "Yo escribí exactamente una novela. Una novela, al contrario que un ensayo, no llega a conclusiones, aspira, en todo caso, a reunir las contradicciones. Así como puse en el escenario las dos caras del Risorgimento, garibaldinos y antigaribaldinos, he traído también a colación el nacimiento y desarrollo del antisemitismo. Desde Barruel (Agustín, jesuita y polemista francés) se han publicado cientos de libros y revistas con estereotipos antisemitas. Estoy interesado en contar cómo a través de la acumulación de estos estereotipos se construyeron los Protocolos [...] Mi intención era dar al lector un puñetazo en el estómago".
      De nuevo, surge el dilema entre lo que es estrictamente ficción y quienes se empeñan en verlo de otra manera.

      Los caminos de la Libertad

      Los caminos de la libertad

      Los caminos de la libertad es una trilogía del escritor francés Jean Paul Sartre escrita entre 1945 y 1949, es decir durante la posguerra de la Segunda Guerra Mundial, pero el inicio de la Guerra Fría entre la URSS y los EE.UU.

      La obra comprende las novelas publicadas en 1945 La edad de la razón y El aplazamiento, y La muerte en el alma de 1949. La serie había de ser seguida por un cuarto título, La dernière chance (La última oportunidad) que el autor nunca terminó, publicando sólo dos capítulos en Les Temps Modernes con el título Drôle d'amitié.[1]

      [editar] Referencias

      1. Caute, D: Introduction to "The Reprieve" by Jean-Paul Sartre, Penguin Classics, 2001.

      Los caminos de la libertad

      Los caminos de la Libertad.
      Los caminos de la Libertad - Jean-Paul Sartre

      Producto:

      Los caminos de la Libertad - Jean-Paul Sartre

      Fecha: 20/07/01 última modificación 20/07/01 (2107 Número de veces leída)
      Valoración::

      Ventajas: Literatura de guante blanco

      Desventajas: Difícil

      Los caminos de la libertad es una fantastica trilogía escrita por el no menos fantástico Jean Paul Sartre. Consta de tres novelas, las cuales bien podrían leerse por separado, pero que, en conjunto, forman un estupendo fresco de la Francia antes, durante y después de la II Guerra Mundial.



      El primer libro, "La edad de la razón" se nos presenta un París en plena ebullición cultural. El protagonista debe recaudar el dinero suficiente para pagar el aborto d esu novia. Con este pretexto, el autor nos sorprende con una galería de personajes y situaciones que enganchan desde el primer momento.



      En el segundo libro, "La Prorroga" nos cuenta el momento justo antes de la invasión alemana de Francia. Los mismos personajes, más algunos nuevos, viven la nueva situación de diferentes modos. En mi opinión es el mejor libro de los tres, y su estilo narrativo, muy complejo, es impagable.



      El tercer libro, el más flojo, nos presenta una Francia dominada por los alemanes. La humillación de la derrota persigue a los protagonistas. Los fragmentos del campo de prisioneros son muy realistas (como todo Sartre) y evita todo tipo de sentimentalismo o de heroismo de los prisioneros.



      Los caminos de la libertad no es una trilogía facil. Hay que leerla poco a poco, sin atragantarse. Así se degusta mejor una obra que quedará grabada en la memoria del que se atreva con ella. Si, por el contrario, alguien no se siente con fuerzas para afrontar el reto, le recomiendo que lea "La Prorroga".

      Conclusión: